Follow by Email

Feliz Navidad

Feliz Navidad

miércoles, 28 de septiembre de 2011

UN RIDICULO TOQUE DE DISTINCION

Por Guillermo Alvarez


Todos los grandes foros deportivos dejan siempre al pasar algún recuerdo, grato o no grato para la historia. Algunos se caracterizan por los acontecimientos propios de las competiciones, como nuevos records implantados; otros por hechos individuales de los atletas y algunas son recordados hasta por acontecimientos políticos nada agradables.
La XX edición de Los Juegos Olímpicos de verano, efectuados entre el 26 de agosto y el 11 de septiembre de 1972 en Múnich, capital de la antigua Republica Federal de Alemania, es un triste ejemplo de lo anterior, pues a seis días de finalizar la lid (el día cinco de septiembre), un comando terrorista palestino ataco la Villa Olímpica y mato a dos competidores israelíes, e intentaron secuestrar a algunos mas, en reclamo a la liberación de mas de 100 palestinos presos.
La Olimpiada de ajedrez, celebrada en La Habana, en 1966, tuvo también (por suerte), un ridículo toque de distinción.
Digamos primero que las Olimpiadas ajedrecísticas comenzaron a desarrollarse en 1927 y cada dos años, ya bajo el auspicio de su Federación Internacional (FIDE), organización que es miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), lo cual supone que en un futuro pueda ser incluido el juego-ciencia dentro del gran evento cuatrienal de los deportistas de todo el mundo. Hasta la fecha, el ajedrez no participa en los Juegos Olímpicos de verano.
Durante la llamada “guerra fría”, entre los Estados Unidos y la antigua Unión de Republicas Socialistas Soviéticas, se hicieron famosos no obstante, los duelos entre los equipos de estas dos grandes naciones. En octubre de 1966 el antiguo Hotel Hilton, bautizado con su nuevo nombre de Habana-Libre, recibía a 52 equipos de ajedrecistas procedentes de igual número de países.
El interés de los aficionados era presenciar el enfrentamiento entre los equipos de Estados Unidos y la URSS, además de observar de cerca el desempeño de otras figuras destacadas en el ajedrez mundial. El Salón de Embajadores del Habana-Libre, abría sus puertas al público una o dos horas antes de iniciarse las partidas.
Y para sorpresa de muchos, una vez que se entraba al salón, no se encontraban sillas donde sentarse, pues ya habían sido ocupadas. ¿Cómo?; ¿De que manera?. Por donde habíamos entrado los ocupantes de aquellas sillas era un misterio, menos para nosotros, estudiantes de la antigua Escuela Superior de Educación Física “Comandante Manuel Fajardo”, quienes éramos utilizados como marionetas, para opacar los aplausos de los admiradores de los norteamericanos y hacer mas fuertes los nuestros cuando ganaba o se nombraba simplemente al equipo ruso o a cualquiera de sus integrantes.
Aquello opaco realmente toda la brillantez del certamen, que había tenido un espectáculo impresionante durante la inauguración en el Coliseo de la Ciudad Deportiva habanera. Pues a partir del incidente de cada mañana y mientras los días transcurrían y con ellos la lid, se iban definiendo las posiciones de cada nación.
Ninguno sabíamos quien era el autor de la macabra y estúpida idea, pues la mayoría procedíamos del interior del país y desconocíamos a quien quejarnos –si es que teníamos valor para hacerlo--, del inventor de aquella orden, que cumplimos durante casi el mes del evento.
De todo aquello no obstante guardo dos grandes recuerdos: primero, la partida viviente escenificada por el Ballet Nacional de Cuba sobre un gigantesco tablero en el acto inaugural, entre nuestro campeón mundial José Raúl Capablanca y el también titular del orbe el estadounidense Enmanuel Lasker, quien nunca le dio la revancha por el titulo al cubano.
La segunda, que aunque el equipo de la URSS gano la Olimpiada, con 39.5 puntos, seguido de Estados Unidos con 34.5 y Hungría con 33.5, la partidas entre el ex campeón del mundo (1972-1975) Bobby Fisher y el también poseedor de igual titulo, el soviético Boris Spassky, se le llamo precisamente “el match del siglo”.
En aquella ocasión el equipo de la URSS había reservado a su mejor figura, el monarca Tigran Petrosian y coloco a Fisher frente a Spassky, para una partida que quedo firmada como tablas, en el movimiento 57 de una apertura española o Ruy López.
Al contrario de José Raúl Capablanca, Samuel Reshesvky o Arturo Pomar, quienes fueron considerados “niños prodigio” a Bobby Fisher (9 de marzo de 1943, Chicago, Estados Unidos – 17 de enero del 2008 en Rehijavik, Islandia a los 64 años), se le considerara por siempre como el “adolescente prodigio”, cuyos resultados no han tenido comparación en la historia del ajedrez mundial.

GRACIAS POR SU TIEMPO Y SU DESEO DE COMPARTIR CRITERIOS

Mi blog NUEVA CASA, es una oportunidad para conocer personas que deseen compartir conmigo, actividades sociales, deportivas, politicas, culturales..., sin importar credo, sexo, raza, filiacion politica u origen etnico.
No tiene nada que ver con ninguna de las redes sociales existentes, pues mi interes es, primero, exponer mis juicios personales, pero sobre los cuales me gustaria leer sus opiniones y al mismo tiempo brindarles mi espacio.
Por ello invito a quienes se interesen por determinado articulo, comentario o cualquier otro genero que aparezca publicado aqui y deseen opinar sobre ellos a que expongan sus pensamientos, sugerencias o nuevas ideas.
Al mismo tiempo me gustaria ver publicadas sus fotos, sean personales, familiares o de actividades sociales, al margen de los anuncios publicitarios que igualmente quieran colocar.
Bienvenidos a la NUEVA CASA, porque ella es un rinconcito donde cabemos todos.

Gracias por adelantado,

El autor